¿Cómo se hace un trasplante de pene?
GARAGE

¿Cómo se hace un trasplante de pene?

 

Ya se han realizado tres casos exitosos, aunque en uno no correspondió el color de la piel

 

Hace 17 años, un hombre perdió su pene debido a complicaciones presentadas durante su circuncisión en Sudáfrica. En este año, el hombre se sometió a una cirugía de nueve horas y media a cargo de un equipo de la Universidad de Stellenbosch y el Tygerberg Academic Hospital para someterse a un trasplante de pene.

 

La operación fue un éxito, no hubo señales de rechazo y hasta ese momento todas las estructuras reconectadas daban la impresión de estar sanando bien. El único pequeño inconveniente era la diferencia de color entre el receptor de negro y el pene del donador caucásico.

 

Este es el tercer caso de trasplante de pene practicado en el mundo.

 

¿En qué consiste esta cirugía?

 

De acuerdo con Gerardo Ortiz Lara, urólogo y andrólogo del Hospital Christus Muguerza Alta Especialidad en Monterrey, Nuevo León, el trasplante de pene consiste en quitar el órgano a un paciente recientemente fallecido, preservando arterias, nervios y uretra, para posteriormente implantarlo en un nuevo receptor.

 

“Uniendo la uretra, la arteria cavernosa encargada de irrigar al pene para las erecciones, la arteria dorsal que irriga la piel y la punta de este órgano y el nervio dorsal que es el que da la sensibilidad” es como se realiza, señala el especialista.

 

Dicken Ko, uno de los cirujanos plásticos que realizó el primer trasplante de pene, explica a Vice News, que en esta cirugía las tres metas establecidas son que los genitales luzcan naturales, la función urinaria sea correcta y la función sexual completa.

 

Este procedimiento es realizado únicamente con fines médicos, es decir, en personas que perdieron su pene a consecuencia de alguna enfermedad como cáncer.

 

Indica que si se quieren recuperar funciones lo más apropiado es que el pene provenga de una persona sana. Además, es necesario hacer pruebas de compatibilidad y el uso de inmunosupresores para que el injerto no sea rechazado.

 

De igual manera, debe considerarse la longitud del órgano para que sea proporcional a las características físicas del receptor.

 

El proceso de rehabilitación, señala Ko, consiste en recibir atención especializada de urólogos, expertos en medicina sexual y psicólogos.

 

“Si perder el pene es traumático para un hombre, someterlo a esta cirugía que involucra un equipo grande, mucho tiempo, muchos estudios y que al final no funcione se genera otro impacto igual o más fuerte”, comenta Ortiz. Por lo que considera que los receptores deben mentalmente estables.

 

Ortiz Lara explica que hasta este momento no existen criterios establecidos para la cirugía de trasplante de pene, sólo la experiencia de los casos exitosos.

Con información de elbotiquin.mx

Comentarios

Comentarios

8 noviembre, 2017
Image Banner
Image Banner
Síguenos en Twitter
Siguenos en Facebook
El Piñero de la cuenca

El Piñero de la Cuenca es un medio de información con 30 años de vida; es un proyecto integrado por periodistas y profesionales de la comunicación comprometidos con las causas justas y sociales.

Image Banner
Image Banner