Pobreza y riqueza, Sueldos de legisladores
PORTADA, VERACRUZ

Pobreza y riqueza, Sueldos de legisladores

  • Sueldos de magistrados

Escenarios

Luis Velázquez

Veracruz.-

Uno. La pobreza y la riqueza

 

Ernesto Cordero, secretario de Hacienda, lo decía así:

Con 6 mil pesos mensuales, un mexicano puede vivir tranquilo y bien.

Vicente Fox Quesada lo aseguraba así:

Al final de mi sexenio, cada familia tendrá en volcho en la puerta de su casa.

Marcelo Montiel Montiel, secretario de Desarrollo Social, lo decía así:

“Los pobres son pobres porque quieren”.

Alberto Silva Ramos, titular de SEDESOL, decía:

“Sacaré de la pobreza a dos millones de habitantes de Veracruz”.

Así, y de acuerdo con el escritor y cronista, Vicente Leñero, QEPD, la mejor forma de describir la pobreza es describiendo la riqueza.

Y por tanto, vamos a la otra cara de la realidad:

El próximo año, el último de Enrique Peña Nieto, los salarios de los ministros, magistrados electorales y consejeros de la Judicatura serán de casi 7 (siete) millones de pesos… cada uno.

En tanto, el presidente de la república tendrá, cierto, un ingreso de 4.2 millones de pesos anuales, que incluye sueldo base y compensaciones, aun cuando, claro, lógico, obvio, sin considerar los negocios que pueden hacerse desde el trono imperial y faraónico.

“Cada uno de los 128 senadores ganará 2.8 millones de pesos anuales y cada uno de los 500 diputados federales, 1.9 millones de pesos al año” (La Jornada México, 9 de septiembre, 2017).

Y en contraparte, miles de pensionados del gobierno federal y los gobiernos estatales apenas, apenitas, percibirán unos 36 (treinta y seis mil pesos anuales) considerando una pensión de tres mil pesos mensuales, luego de treinta años de servicio ininterrumpido.

Y aun cuando en Oaxaca se armó un zipizape porque una maestra jubilada percibirá más ingresos que el gobernador Alejandro Murat, se trata de un caso aislado.

Bastaría referir que doscientas familias son dueñas en el país del 60 por ciento de la riqueza nacional y ni se diga las millonadas extraordinarias que cada año perciben los banqueros.

El país, entonces, con el más injusto sistema económico, social y político de que se tenga memoria con todo y los 600 mil muertos de la guerra de Independencia y del millón de muertos de la Revolución.

 

Dos. Descarnada pelea por el poder

 

Los sueldos anteriores, más los viáticos, más las canonjías extras, más las prestaciones, más los negocios lícitos e ilícitos, más las empresas fantasmas, más las compañías constructoras, más la llamada “Operación Licuadora”, más el jineteo bursátil del erario, más las alianzas siniestras y sórdidas con los carteles, entre otras cositas, hacen descarnada la pelea campal de los políticos para adueñarse del poder público.

Por ejemplo:

En el proyecto de presupuesto federal 2018 contempla, entre otras linduras, que cada ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ganará, además de los 4 millones 659 mil pesos anuales, un millón 341 mil pesos anuales por prestaciones, que incluye prima vacacional, aguinaldo, seguro de gastos médicos mayores, seguro de separación individualizada, más ayuda, ni más ni menos, que para anteojos.

¡Ah!, pero además, “un pago por riesgo” por 853 mil 223 pesos.

“Por riesgo”, riesgo, digamos, laboral.

Y sólo para tener un comparativo, un indígena en la sierra de Zongolica gana 70 pesos diarios por jornal antes de que el sol salga y después de que la luna alumbra el surco, y lo que significa un ingreso mensual de mil 820 pesos, y anual, de 21 mil 940.

He ahí la cruel y descarnada realidad económica y social y política.

Claro, claro, claro, y por lo regular, el indígena ni siquiera terminó la escuela primaria, en tanto un ministro de la Suprema Corte, caray, se ha gastado las pestañas estudiando todas las noches, como Benito Juárez la primaria, con una veladora.

 

Tres. Por los suelos la calidad de vida

 

El presidente del Consejo General del Instituto Nacional Electoral, INE, Lorenzo Córdoba, y los otros diez consejeros percibirán 4 millones 354 mil 208 pesos anuales, en tanto el secretario ejecutivo, Edmundo Jacobo Molina, ganará un poquito menos, 4 millones 86 mil 265 pesos al año.

Eso, por velar la vida democrática de la nación, como por ejemplo, en el estado de México, donde el primo hermano de Enrique Peña Nieto, Alfredo del Mazo junior, derrotó a la candidata de MORENA en la contienda por la gubernatura.

Es el país en que vivimos. Las elites políticas en el país de las maravillas, como dijera Lewis Carroll.

Ni modo, con una moneda tan devaluada y con los aumentos salariales insuficientes, tan jodidos y raquíticos, los privilegiados de siempre y que han llevado a la población al total y absoluto hartazgo social.

La calidad de vida… por los suelos.

Y lo peor, miles de trabajadores jubilados amenazados de que las pensiones del Seguro Social y el ISSSTE y los Institutos de Pensiones sean achicadas, o de plano, desaparezcan.

Y como dice el líder estatal del FESAPAUV y nacional de la CONTU, Enrique Levet Gorozope, con el riesgo de que el IPE truene en Veracruz hacia final de año.

Lo dijo una lectora de La Jornada en la columna “Dinero” de Enrique Galván Ochoa:

“Pueden decir misas cuántas veces quieren, pero la realidad en los hogares es otra”, como el caso de Peña Nieto quien en el quinto informe de gobierno sufrió un trance esotérico y dijo que en una década la pobreza extrema (mejor conocido como miseria) estará erradicada.

Comentarios

Comentarios

12 septiembre, 2017
Image Banner
Image Banner
Síguenos en Twitter
Siguenos en Facebook
El Piñero de la cuenca

El Piñero de la Cuenca es un medio de información con 30 años de vida; es un proyecto integrado por periodistas y profesionales de la comunicación comprometidos con las causas justas y sociales.

Image Banner
Image Banner