Justicia ciega en el Veracruz de los desaparecidos
PORTADA, VERACRUZ

Justicia ciega en el Veracruz de los desaparecidos

  • Hay pendientes: Solecito

Barandal

Luis Velázquez

Veracruz.- ESCALERAS: En la procuración de justicia hay tres carriles en Veracruz:

Uno. El proceso penal a los duartistas que atropellaron los derechos humanos. Desde la desaparición de personas hasta la desaparición de cadáveres.

Dos. La búsqueda de víctimas del sexenio anterior.

Y tres. Garantizar el Estado de Derecho para evitar que sigan desapareciendo y asesinado y sepultando en fosas clandestinas a la población civil.

Desde luego, la mitad de la población y la otra mitad reconoce el trabajo de la yunicidad con veintiún políticos, jefes policiacos y policías en el penal de Pacho Viejo, acusados del delito de lesa humanidad.

Además, de la orden de aprehensión en contra del ex Fiscal, Luis Ángel Bravo Contreras, y por cuya captura ofrecen 5 millones de pesos de recompensa.

Pero al mismo tiempo, las ONG y Colectivos, han puesto “el índice en la llaga purulenta”.

A: La autoridad “no avanza en la investigaciones para dar con los familiares”.

B: Las familias de los desaparecidos se han organizado para exigir justicia, “pero la Fiscalía sigue sin dar los resultados esperados”.

C: De los 14 colectivos de familiares en el año 2016, ahora, mediados de 2018, hay veintiocho (La Jornada, Eirinet Gómez, 14 de mayo, 2018).

Y lo anterior significa que el mundo sórdido y siniestro del sexenio anterior continúa creciendo.

 

PASAMANOS: La yunicidad ha dado resultados en un camino. Los políticos, jefes policiacos y policías presos en Pacho Viejo, sujetos a un proceso penal acusados de desaparición forzada, y lo que, por cierto, ningún otro gobernador del país ha observado.

Pero para el Solecito, anexos y conexos, la tarea está incumplida en el otro eje.

Bastaría un dato, entre otros: en Xalapa fue integrado en el año 2016, el último de Javier Duarte, el colectivo “Buscando a Nuestros Desaparecidos”.

Entonces, eran cuatro madres las fundadoras del movimiento.

Dos años después (diecisiete meses de la yunicidad) suman veinticuatro.

Y de los 24 miembros del colectivo, veinte son mujeres y cuatro hombres.

Y como dijera María Elena Gutiérrez, tía de Rafael Espinoza, desaparecido el 15 de agosto del año 2013 (el segundo de Duarte), la mayoría de integrantes del Colectivo son mujeres de la tercera edad (Ibídem).

Es decir, son las mujeres quienes continúan la lucha cívica para que sus familiares desaparecidos sigan vigentes y ninguno caiga en el olvido.

 

CORREDORES: La primera mujer en México que se lanzó a la búsqueda de su hijo desaparecido fue la señora Rosario Ibarra. Su hijo fue levantando en la ciudad de Monterrey en el tiempo de la llamada “guerra sucia”. Luis Echeverría gobernaba el país.

Y varios sexenios después, y no obstante la búsqueda frenética de su hijo, nunca, y por desgracia, lo pudo encontrar.

Incluso, aquel episodio está narrado en el libro de Fabrizio Mejía Madrid, “Disparos en la oscuridad”, donde la señora Ibarra habla con Fernando Gutiérrez Barrios, director de la Policía Judicial Federal, mientras a su hijo Jesús lo torturan un piso arriba.

Y, bueno, de aquel México sórdido de “la guerra sucia”, donde militar en la izquierda era motivo de persecución y muerte, al Veracruz de Miguel Ángel Yunes hay una distancia kilométrico, porque ahora la justicia se está aplicando con la captura de más de veinte políticos, jefes policiacos y policías internados en el penal de Pacho Viejo, acusados de desaparición forzada.

Es, cierto, un avance. Pero la conciencia social reclama que la justicia sea pareja y camine en todos sentidos.

Y es que sigue estando pendiente la búsqueda de familiares y con el simple hecho de vender en una subasta de arte en la Ciudad de México (hay Boteros y Diegos Rivera) algunos de los 90 cuadros pictóricas embargados a Javier Duarte en el rancho “El faunito” alcanzaría (y sobraría) para que los Solecitos y Colectivos sintieran con todo el respaldo oficial.

 

RODAPIÉ: Se trata de un acto mínimo y básico de solidaridad del gobernador Yunes con los familiares de las víctimas.

María Antonieta Muñoz Roa, del colectivo “Buscando a Nuestros Desaparecidos” lo expresa así:

“Yo necesitaba un cariño. Un abrazo. Alguien que entendiera lo que estaba viviendo. Necesitaba unirme a gente que estaba en la misma situación que yo. Y que me sostuviera. Y me diera fortaleza para seguir”.

Nadie pensaría que la frase bíblica del Fiscal Luis Ernesto Coronel de que “¿Cuál prisa si los desaparecidos… desaparecidos están?” significa el eje rector de la política yunista de justicia.

Pero, bueno, todos ellos se duelen de la indiferencia, apatía, desdén, menosprecio que sienten del bienio del cambio.

Simple y llanamente, se sienten solos.

 

CASCAJO: Solos dejaron Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría a los familiares de las víctimas del 2 de octubre del 68.

Solos dejó Carlos Salinas a los familiares de los 600 perredistas asesinados en su sexenio.

Solos dejó Ernesto Zedillo a los familiares de los 17 campesinos emboscados en Guerrero en el tiempo de su compadre, el ex gobernador Rubén Figueroa Alcocer.

Solos dejó Fidel Calderón Hinojosa a los familiares de los 150 mil muertos en su sexenio.

Solos también quedaron los familiares de los desaparecidos con Enrique Peña Nieto, entre ellos, los 42 normalista de Ayotzinapa y los 72 migrantes ejecutados con tiro de gracia en San Fernando, Tamaulipas.

Mucho, entonces, haría el gobernador Yunes si enalteciera su filosofía política.

Javier Duarte y los suyos (Arturo Bermúdez Zurita y Luis Ángel Bravo Contreras, entre otros) se pitorrearon del dolor y el sufrimiento ajeno.

Lo peor, además de desaparecer personas desaparecían cadáveres.

Es Miguel Ángel Yunes Linares ante la historia.

Comentarios

Comentarios

16 mayo, 2018
Image Banner
Image Banner
Síguenos en Twitter
Siguenos en Facebook
El Piñero de la cuenca

El Piñero de la Cuenca es un medio de información con 30 años de vida; es un proyecto integrado por periodistas y profesionales de la comunicación comprometidos con las causas justas y sociales.

Image Banner
Image Banner