Expediente 2018: “La lucha sigue”: Yunes Linares
PORTADA, VERACRUZ

Expediente 2018: “La lucha sigue”: Yunes Linares

Luis Velázquez

Veracruz.- Una vez declarado el gobernador electo, Miguel Ángel Yunes Linares ya salió al carril público. Y luego de festinar la democracia, una democracia sin reality-show ni acusaciones de fraude ni toma de oficinas ni bloqueo de calles y avenidas y carreteras, lo ha advertido con precisión:
“La lucha sigue”.
Sigue, pues, la lucha política iniciada en 1992 cuando el ingeniero Leopoldo Reyes Vázquez fue el primer candidato del PAN a la gubernatura, tiempo cuando contendiera con Heberto Castillo, del PRD; Heli Herrera Hernández, del PPS; Santiago Ramírez Cárdenas, del PRM, y Patricio Chirinos Calero del PRI.
Lucha política seguida después por el economista Luis Pazos de la Torre, 1998, cuando enfrentara a Ignacio Morales Lechuga, PT y PVEM, y Miguel Alemán Velasco, PRI.
Lucha política comenzada en 1986 cuando la profesora Gloria Sánchez contendió por el PMT ante Fernando Gutiérrez Barrios y ahora fue elegida senadora suplente de Rocío Nahle, quien ha sido anunciada como secretaria de Energía con AMLO, presidente, y, por tanto, la respetada y respetable maestra sería titular.
El Yunes azul invitó ya al gobernador electo al Palacio de Gobierno “para conversar sobre la situación general de Veracruz” y de paso, afinar los detalles para el proceso de transición y que significa la entrega detallada de todos y cada uno de los asuntos públicos manejados en los últimos 19 meses de la yunicidad.
La alternancia democrática sigue.
En el año 2016, el PAN, por ejemplo, con Yunes Linares ganó la silla embrujada del palacio al senador con licencia, el priista Héctor Yunes Landa.
Ahora, 2018, el candidato de la izquierda integrado en MORENA, PT y PES arrasó, mejor dicho, encarnada en AMLO, arrasó en las urnas con la gubernatura, la mayoría de diputaciones locales y federales y el par de Senadurías.
Hace dos años fue alternancia y que nunca llegó a la transición democrática.
Ya se verán, entonces, los próximos 6 años en un Veracruz donde 6 de los 8 millones de habitantes están ubicados por el INEGI en la pobreza, la miseria y la jodidez.
Y, por añadidura, en la baja calidad laboral con el desempleo, el subempleo y los salarios mezquinos.
Y en la peor calidad educativa.
Y la más peor calidad de salud pública.
Y en una inseguridad, incertidumbre y zozobra en donde todos estamos atrapados y sin salida y en donde las bandas criminales son, parecen, inderrotables.

PLENITUD DEMOCRÁTICA DICE YUNES

Cierto, y como dice el Yunes azul, en menos de dos años se han dado cambios en materia política.
Del PRI al PAN y a MORENA.
De entrada, la búsqueda frenética de la población para alcanzar el bienestar social y que desde 1824 con el primer gobernador, Guadalupe Victoria, significa la búsqueda histórica, tiempo cuando Alejandro de Humboldt desembarcara en Veracruz y quedara asombrado de la terrible y espantosa desigualdad social y económica en un rincón del mundo pródigo en recursos naturales.
El 2016, sin embargo, fue indicativo para la democracia política, aun cuando sigue pendiente la democracia social, la democracia económica, la democracia educativa, la democracia de salud, la democracia de seguridad y la democracia en la procuración de justicia.
Entonces, Yunes Linares triunfador en las urnas, el duartismo trató “de impedir que tomara posesión del cargo, a pesar de que había obtenido un triunfo legal y contundente, como después lo confirmaron los tribunales”.
Ahora, sin embargo, y toda vez que “los electores votaron (otra vez) por la alternancia y por el cambio y exigieron democracia”, ningún berrinche, ninguna protesta social, ninguna impugnación.
El gobernador llama a tal circunstancia “plenitud democrática”.
Cierto, pero en materia electoral.
Bastaría referir otro dato del INEGI:
Uno de cada tres padres de familia en Veracruz llevan el itacate y la torta a la casa del changarro en la vía pública vendiendo picadas, gordas, tortas, garnachas, cafecito de olla y refresco de cola.
Y así, la vida es un infierno, pues siempre se anda “a la quinta pregunta”.
Pero, bueno, diría el vecino, “por algo se empieza”…

ESTÉRIL LLAMADO A LA UNIDAD

El gobernador ha reconocido el triunfo del candidato de AMLO al trono imperial y faraónico y ha aceptado, digamos, su derrota, pues la candidatura del primogénito era un plebiscito.
Perdía el hijo, perdía el padre.
Ganaba el hijo, ganaba el padre.
Así, predica que “lo importante es que le vaya bien a Veracruz”, a un Veracruz con una espantosa y creciente desigualdad social donde predomina el desempleo, el subempleo, los salarios mezquinos, la migración del campo a la ciudad y de la ciudad al Valle de San Quintín en la frontera norte y a Estados Unidos.
Por eso, digamos, Rocío Nahle, Cuitláhuac García y hasta Julen Rementería están llamando a la unidad.
La misma unidad a la que en otros tiempos ha convocado cada gobernador electo y que nunca, jamás, ha sido aterrizada.
Y menos, cuando el país, y por añadidura, Veracruz, ocupa el primer lugar de corrupción política en América Latina y uno de los primeros lugares mundiales.
Y es que entre más se corrompe un político más se aleja de la población.
Y más origina la inconformidad social.
Y más larga, kilométrica, años luz se vuelve la distancia entre las elites políticas y la población.
Pero, bueno, las cúpulas siempre llaman a la concordia, aun cuando la historia demuestra que es todo lo contrario, desde el tiempo para ajustar cuentas hasta borrar por completo la huella social del antecesor.

 

Comentarios

Comentarios

12 julio, 2018
Image Banner
Image Banner
Síguenos en Twitter
Siguenos en Facebook
El Piñero de la cuenca

El Piñero de la Cuenca es un medio de información con 30 años de vida; es un proyecto integrado por periodistas y profesionales de la comunicación comprometidos con las causas justas y sociales.

Image Banner
Image Banner