Inicio > Oaxaca > La región Mixteca, en primer lugar de Oaxaca, en violencia contra la mujer un alto índice de homicidios, lesiones y tentativas de homicidio
La región Mixteca, en primer lugar de Oaxaca, en violencia contra la mujer un alto índice de homicidios, lesiones y tentativas de homicidio

En el año 2008 eL Centro de Derechos Humanos  y Asesoria  a Pueblos Indígenas  atendió  20 casos  de violencia  contra la mujer  que van desde, lesiones hasta tentativa de homicidio; existen dos  casos  paradigmáticos  y extremos que son los  siguientes,  el día 3  de Diciembre   del 2008, aproximadamente  a la una  de la mañana la señora  Briseida Blanco García  de 55 años  de edad, quien se encontraba  en su domicilio  ubicado  en calle  del capulín  domicilio conocido, Barrio  San Miguel, Tlaxiaco, fue atacada brutalmente  por su esposo  de nombre José Luis  Zúñiga Medina, quien con un objeto metálico  en el momento en que ella se encontraba dormida  le dio de golpes  en la cara  destrozándole  el pómulo derecho y con la perdida  de  su ojo  derecho, destrozándole  los dientes  y fracturándole  la nariz  y una vez que la golpeo, le  introdujo  un desarmador   en la herida,  estos  hechos los presenciaron sus dos menores hijos  de nombre Ezequiel Zúñiga Blanco y Joel Zúñiga Blanco  de  12 y 9 años  de edad,  la señora Briseida  desde  que empezó  a vivir con su agresor  desde hace 25 años ha sufrido violencia  y como evidencia  tiene  diversas cicatrices  en la cabeza  y en el cuerpo. El señor   José  Luis  Zúñiga Medina, se encuentra detenido actualmente  en la cárcel de Tlaxiaco, y juzgado por  el sistema  de juicio oral.

 “Cuando una mujer es asesinada, puede que no haya un/a sobreviviente que cuente su historia. No hay forma de compartir la experiencia de la muerte violenta; todo lo que puede compartir son dolor y la rabia de aquellos/as que ha conocido tal pérdida. Y este dolor lejos de ser una base para la unidad y la fortaleza -como lo son los grupos de apoyo para las mujeres que han sobrevivido la violencia sexual- puede ser devastador y callado. Jill Radford.

 La vida de Briseida Blanco García, así como la de sus hijos, se encuentra ahora en las manos del Estado, pues por las condiciones de violencia extrema a que ha estado sujeta por parte de su compañero y principalmente por este sistema de jurídico denominado juicio oral, en donde sigue sin contemplarse acciones sistematizadas que permitan, la investigación del caso por un lado, así como el aseguramiento de la vida de las mujeres, este puede ser otro caso más de feminicidio en la región mixteca, esperemos como responden las instancias jurídicas al respecto.

  El  día 12 de  Enero del  2009, aproximadamente  a las  8  de la noche, cuando la señora  Oliveria  García de 47 años  de edad, indígena  mixteca, se encontraba  en el interior  de su casa, que se ubica  en el  paraje  “río de cangrejo”, de  la comunidad  de Morelos  Itundujia, Putla  de Guerrero Oaxaca; llego  su esposo Panuncio Cruz Armengol, y empezó  a golpearla  y fue  tirándola  al suelo y dándole  de patadas, (provocando hemorragias) sangrándole la cabeza  y la cara, y por los gritos  llegó en su auxilio su hija  Antonina Cruz García de 30 años  de edad, y le habló a su papá para que  dejara  de golpear  a su mamá  y fue que inmediatamente  el señor  Panuncio  Cruz  Armengol, golpeo  a su hija  Antonina,  tomándola por el cuello con claras intenciones de estrangulamiento, y fue que en ese momento la señora Oliveria, le dio un golpe con un palo al señor Panuncio Cruz  Armengol, en la cabeza  para defender  a su hija  Antonina, y a sí misma,  el golpe en la cabeza hizo perdió la vida  del señor Panuncio  Cruz  Armengol.

La señora  Oliveria García  vivió  violencia  durante  30 años, como prueba de ella actualmente tiene  una cicatriz  de un machetazo en la cabeza y también perdió los dientes por los golpes que constantemente  le propinaba  su esposo Panuncio Cruz  Armengol, así mismo se observa en el rostro de Oliveria, una cicatriz  dada por el señor Panuncio  con la cacha  de un rifle. 

Actualmente  la señora Oliveria García  y Antonina  Cruz  García (madre e hija respectivamente),  se encuentran en libertad, pero van  a ser juzgadas  por  un Juez de garantías y sometidas  al juicio oral. En este caso  existe la legítima defensa  y la violencia  que sufrió  la señora Oliveria García  durante 36 años.

 Por lo cual el Centro de Derechos Humanos y Asesoria a Pueblos Indígenas  se  pronuncia  por   el respeto  a los Derechos de las mujeres, y sobre todo  de la mujer indígena, en los dos  casos planteados, en el primero  se castigue al responsable  de la agresión sufrida por la señora  Briseida Blanco García y en el segundo  un proceso justo a las señoras   Oliveria  García  y Antonina  Cruz  García, por acreditarse  que fue en legitima defensa  y que durante  36 años  sufrió violencia  intrafamiliar por parte  de su esposo  Panuncio Cruz  Armengol.

Se solicita al  Presidente del Tribunal  Superior  de Justicia  del Estado, al Procurador  de Justicia  del Estado, al Presidente  de la Comisión para la Defensa  de los Derechos  Humanos, se capacite  a sus  funcionarios  en el tema  de equidad  de genero y derechos  de las mujeres.


Se convoca  a todas las organizaciones que defiendes los derechos  de las  mujeres a  retomar  este caso y hacerlo publico.

 MAURILIO SANTIAGO  REYES.

 PRESIDENTE DEL CENTRO DE DERECHOS HUMANOS  Y ASESORIA  A PUEBLOS INDIGENAS. A.

 
 
Banner

Banner

Pagina optimizada para una resolucion de 1024 x 768 Minimo.
Informacion para cambiar resolucion