Inicio > Salud > Comparecencia del Secretario de Salud, Doctor Martín Vásquez Villanueva, con motivo del V Informe de Gobierno
Tenemos 2239 invitados conectado(s)
Banner
Comparecencia del Secretario de Salud, Doctor Martín Vásquez Villanueva, con motivo del V Informe de Gobierno

Diciembre 18 de 2009

Sr. Diputado, Ing. Gerardo García Henestroza, Presidente de la Comisión de Salud, de la Honorable Cámara de Diputados de la LX legislatura;
Honorables diputados y diputadas integrantes de la Comisión de Salud;
Respetables representantes de los medios de comunicación;
Amigas y amigos de la Secretaría de Salud.

Los saludo a todos ustedes respetuosamente y al mismo tiempo celebro este ejercicio democrático y republicano, que fortalece la división y el equilibrio de poderes, con motivo de mi comparecencia ante la máxima tribuna del estado para dar cumplimiento a los artículos 59 Fracción LI de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Oaxaca y 26 Fracción XXII de la Ley Orgánica del Poder Legislativo, mediante la presentación de glosa en materia de salud, sobre el Quinto Informe de Gobierno, entregado por el Titular del Poder Ejecutivo, Lic. Ulises Ruiz Ortiz, Gobernador Constitucional del Estado, el 15 de noviembre pasado.

 


Vivimos tiempos nuevos, donde los gobernantes y sus equipos de trabajo debemos dar cuenta cabal del estado que guardan nuestras respectivas áreas de responsabilidad pública.  Cumplir no basta, hay que exponer al escrutinio las tareas de gobierno. Resultados sí, transparencia también.  

Por eso, en este nuevo espíritu democrático de rendición de cuentas que anima a este gobierno, es momento oportuno y obligado de hacer una revisión de los avances en materia de salud a cinco años de distancia, cuando el señor Gobernador dio a conocer el Plan Estatal de Desarrollo Sustentable 2004-2010, con la finalidad de combatir de manera frontal la marginación y la pobreza de Oaxaca, para mejorar las condiciones de vida de mujeres y hombres, cuya exigencia se centraba en la atención de las necesidades más apremiantes, en el marco de una transformación profunda que abriera mayores posibilidades de acceso a los servicios de salud.

En la gestión del Lic. Ulises Ruiz Ortiz, la salud como uno de los ejes de la política social, ha adquirido un papel preponderante para que vayamos cerrando las brechas de la desigualdad entre aquellas comunidades que están en una mejor condición social y aquellas que están más lejos de los indicadores de bienestar.

Se ha trabajado de manera muy enfática en las comunidades donde persisten los menores índices de desarrollo humano, y donde las oportunidades para acceder a la atención médica eran muy limitadas en las diversas regiones del estado.

Oaxaca, de acuerdo a sus perfiles demográfico y epidemiológico, reclama que se fortalezca el desempeño institucional y la infraestructura en salud, para enfrentar los problemas asociados al rezago social y bajo desarrollo, como la mortalidad materna e infantil.

La realidad económica, social y cultural demanda también enfrentar problemas vinculados a los  nuevos estilos de vida como las enfermedades crónico-degenerativas, que se manifiestan en padecimientos como la diabetes y la hipertensión.

Cuando hablamos de avances en la cobertura de servicios, es porque nos referimos al  desarrollo de una infraestructura en salud sin precedentes.

El señor Gobernador en su gestión, abrió la posibilidad, para muchas comunidades de que tengan por primera vez en su historia acceso a los servicios básicos de consulta externa y en otras más, de servicios de hospitalización, en las diferentes regiones de la geografía oaxaqueña. En ello, se ha conjugado el esfuerzo de gestión y aportación de autoridades municipales, así como de los gobiernos federal y estatal.

Mediante esta gran alianza, estamos llegando a muchas de las comunidades a pesar del problema que representa la dispersión poblacional, que por sí misma dificulta y encarece la prestación de los servicios, pero el Lic. Ulises Ruiz Ortiz, tiene la visión clara de llevar y prestar servicios en las comunidades más apartadas.

Oaxaca tiene en operación 723 unidades médicas de primer nivel de atención en comparación con las 601 del inicio de este gobierno; esto representa un crecimiento del 20 por ciento en el periodo.

Una de las preocupaciones del Gobernador es incorporar el servicio odontológico a más unidades; éste creció en un 62 por ciento en 5 años y se fortaleció con el Centro de Especialidades Odontológicas ubicado en San Bartolo Coyotepec.

Esta infraestructura se complementa con las acciones de las Unidades Móviles para el Desarrollo y las Caravanas de la Salud, estrategias compartidas con la Secretaría de Salud Federal con las que llegamos a localidades de menos de 100 habitantes.

En el contexto de la cobertura de servicios, la telemedicina se ha convertido en una herramienta tecnológica de trabajo  fundamental para  proporcionar servicios  médicos especializados de calidad a la población marginada con tecnología de punta, evitarle  costos innecesarios en su traslado y proporcionarle  atención médica de especialidad en corto tiempo de manera gratuita, así como capacitación al personal médico y realizar actividades de promoción y prevención de salud.

Mediante este programa se han equipado 15 Unidades Mó¬viles, 12 Hospitales, coordinados por la Dirección de Telemedicina, la cual cuenta con médicos especialistas en Ginecología y Obstetricia, Ciru-gía General, Medicina Interna y Pediatría que conjuntamente brindan la tele-consulta, las 24 horas del día en beneficio de 572 mil habitantes de 360 localidades de alta marginación en el estado. La demanda principal de estos servicios es para la atención materno infantil con más del 60 por ciento.

Durante el Gobierno del Lic. Ulises Ruiz Ortiz, la cobertura de servicios, ha trascendido de igual forma al ámbito hospitalario. La obra de mayor magnitud en operación es el Hospital de Alta Especialidad, con 60 camas, ubicado en Valles Centrales. El cual entre los servicios más importantes e innovadores que presta, figuran las cirugías de corazón a cielo abierto. En esta línea de especialidades se inscribe el nuevo Hospital de Salina Cruz, que con una inversión total de 139 mdp se amplió de 30 a 60 camas en este año, para constituirse en una unidad que encabeza la red de servicios del Istmo, donde participa también el Hospital de Ciudad Ixtepec con 30 camas, puesto en operación en 2006.

Entre las unidades hospitalarias de especialidad en proceso de construcción están el Hospital Regional de Tlaxiaco en la Mixteca y el Hospital Regional de Matías Romero en el Istmo, con una inversión total de 94 mdp a invertir en este año y que contarán con 30 camas cada uno, para beneficio de poco más de 100 mil habitantes.

Asimismo, se cuenta con la ampliación del Hospital de la Niñez donde se construirá un área para menores quemados con una inversión de 30 mdp.

De alto significado social por la deuda que se tenía con las mujeres de Oaxaca, es el Hospital de la Mujer, el cual vendrá a responder al gran problema que representa la mortalidad materna.
En ello, todos los niveles de gobierno y la sociedad somos corresponsables para enfrentarla. Esta unidad contará con 120 camas censables, en la cual se están invirtiendo en este año 100 millones de pesos.

También se encuentra en proceso el Hospital General de 30 camas de Villa de Etla, cuya inversión inicial  es de 38 millones 157 mil 242 pesos, para el presente año y que atenderá la demanda de servicios que actualmente tiene el Hospital General “Dr. Aurelio Valdivieso”, beneficiando potencialmente a más de 60 mil habitantes. En fechas próximas se pondrá en funcionamiento el nuevo hospital de Putla Villa de Guerrero, el cual contará con 30 camas de hospitalización para beneficio de 59 mil habitantes.

Diez son los nuevos Hospitales de la Comunidad con 12 camas cada uno que desde 2005 y hasta 2009, están ya funcionando, en beneficio de poco más de 105 mil habitantes en las siguientes localidades y regiones: Asunción Nochixtlán y  Santiago Tamazola, en la Mixteca; San Jacinto Tlacotepec y Texmelucan-Teojomulco, en la Sierra Sur; Santo Domingo Tehuantepec y San Pedro Tapanatepec, en el Istmo; Loma Bonita y Valle Nacional en Papaloapan; Santos Reyes Nopala en la Costa y Nejapa de Madero en la Sierra Sur. En estas unidades, se proporcionan servicios principalmente de Gineco-obstetricia y cirugía general.

Además de este tipo de unidades, Oaxaca tiene 11 hospitales en proceso que se ubicarán en la región de la Cañada en los municipios de Santa María Chilchotla y Teotitlán de Flores Magón; en la Costa, Santa María Huatulco y Río Grande Tututepec; en el Istmo, en San Pedro Huamelula; en la Mixteca, se amplía el Hospital de la Comunidad de Chalcatongo; en Papaloapan, en los municipios de San Felipe Jalapa de Díaz, San Miguel Soyaltepec y Acatlán de Pérez Figueroa; en la Sierra Sur, en los municipios de San Agustín Loxicha y Villa Sola de Vega. La inversión realizada en el presente año en ellos es de 102 millones de pesos.

La unidad médica innovadora en esta administración, es el hospital materno Infantil; de este tipo contamos con 5 para beneficiar por lo menos a 60 mil habitantes; en la región de la Costa, en San Pedro Mixtepec,  Villa Tututepec  de Melchor Ocampo, San Pedro Pochutla, y Santa Cruz Huatulco; en el Istmo inauguramos recientemente el de Santo Domingo Tehuantepec.

Para abatir la mortalidad materna, se tienen en proceso de construcción 21 unidades que benefician a poco más de 200 mil habitantes, a saber:  en la región de la Costa en los municipios de Santiago Llano Grande, Candelaria Loxicha y Pinotepa de Don Luis; en el Istmo, en los municipios de San Francisco Ixhuatán, Santo Domingo Tehuantepec, San Mateo del Mar y Santiago Astata; en la Mixteca, en los municipios de Santiago Chazumba y Santiago Huajolotitlán; en Papaloapan, en los municipios de Acatlán de Pérez Figueroa y San Lucas Ojitlán; en la Sierra Norte, en los  municipios de San Pablo Yaganiza y San Juan Cotzocón; en la Sierra Sur, San Sebastián Coatlán; y en Valles Centrales en los municipios de  San Francisco Telixtlahuaca, San Jacinto Amilpas, Santa Lucía del Camino, Tlacolula de Matamoros, Tlalixtac de Cabrera y Zimatlán de Alvarez. Todos ellos con una inversión para el presente año de 305 millones de pesos.

Otro eje de la política de salud del Señor Gobernador, son  las acciones de prevención a las adicciones para enfrentar el consumo de drogas principalmente en la población adolescente a través de la construcción de “Centros Nueva Vida”, que están ubicados estratégicamente en zonas urbanas donde se ha identificado la mayor problemática: Oaxaca de Juárez,  Santo Domingo Tehuantepec,  Huajuapan de León, San Juan Bautista Tuxtepec, Puerto Escondido.

Mediante el Centro Estatal de Adicciones que está en construcción, se tratará a las personas con adicciones al alcohol y sustancias psicoactivas, para desintoxicarlas y recuperarlas a fin de reintegrarlas a su familia y a la sociedad; apoyará en el manejo hospitalario residencial del paciente adicto; además brindará servicios de consulta externa para la recuperación de la fase aguda bajo el esquema de tratamiento mixto.

Para la atención preventiva del sobrepeso, el riesgo cardiovascular y la diabetes mellitus, se terminaron en 2009 tres Unidades Médicas de Especialidad “Centros de Enfermedades Crónicas”, ubicadas en Oaxaca de Juárez, Juchitán de Zaragoza y Santo Domingo Tehuantepec.

En la administración del Lic. Ulises Ruiz Ortiz, se impulsó la atención del VIH-SIDA, con la puesta en operación del “Centro Ambulatorio para la Prevención y Atención del SIDA y otras Infecciones de Transmisión Sexual”; como primer centro con atención integral a pacientes con SIDA; el cual está ubicado en el municipio de San Bartolo Coyotepec.

Está por concluirse la construcción del Centro de Rehabilitación y Educación Especial, en el municipio de San Bartolo Coyotepec, donde se atenderá a la población oaxaqueña en la problemática de discapacidades por daños congénitos y por accidentes principalmente de la población infantil y adolescente de escasos recursos y sin acceso a la atención especializada.

Próximamente se pondrá en operación el nuevo edificio que albergará a la Cruz Roja, en beneficio de los pacientes que requieren la atención de urgencias derivadas de accidentes, lesiones y por contingencias y desastres naturales.

En estas dos grandes acciones está la mano amiga y generosa de la presidenta del DIF Estatal, Profesora Lourdes Salinas de Ruiz.

Una magna obra es la ampliación del Centro Estatal de Oncología con una inversión actual de 18 mdp y que en materia de equipamiento se ha solicitado a través de fundaciones con un valor de 70 mdp.

La inversión aplicada para infraestructura en salud y apoyo a programas ascendió a la cantidad 864 millones 374 mil 330 pesos durante el presente año.

En los Servicios de Salud de Oaxaca se observa entre 2005 y 2009 un crecimiento en la disponibilidad de camas hospitalarias; al pasar de 838 a mil 066 camas. Así  el indicador de camas por 1000 habitantes creció en 48.7 por ciento, al pasar de 0.39 a 0.58 para avanzar hacia el estándar internacional que es de una cama por cada 1000.

El capital humano es indispensable para la prestación de los servicios; en este rubro el crecimiento ha sido notable y ha respondido, a la ampliación de la cobertura. Este hecho nos ha permitido mejorar el indicador de médicos por 1000 habitantes de 1.06 a 1.63 por cada 1000, con lo cual nos  situamos por arriba de la media nacional.

El avance de estos indicadores, lo hemos asociado al funcionamiento con estándares de calidad que rige el proceso de acreditación normado por la Secretaría de Salud Federal.

Entre 2006 y 2009 se han acreditado 371 unidades médicas, en  el catálogo único de servicios esenciales de salud y en Gastos Catastróficos, lo que significa que las y los usuarios de los servicios de salud que requieren atención médica especializada en la Unidad de Cuidados Intensivos, tratamientos de cáncer de
niños y adolescentes, cáncer cervico-uterino, cáncer de mama, cirugía de catarata, entre otros,  reciben la atención médica en forma gratuita y de calidad.

El crecimiento en el número de consultorios ha producido un volumen de consulta general, de especialidades, urgencias, odontológicas y de salud mental en estos cinco años  de 21 millones 277 mil 611, que significan 11 mil 658 consultas diarias en la entidad. De 2005 a 2009, la atención por estos servicios se incrementó en 26.2 por ciento.

Por otra parte, la mayor disponibilidad en camas y el fortalecimiento de las plantillas de personal instrumentada en los hospitales, tiene el propósito de dar una mejor respuesta a la población, propició un crecimiento en el número de egresos de 46 mil en 2005 a 71 mil en 2009 que significa el 54 por ciento más.

Con la infraestructura disponible se amplía la cobertura potencial en salud al 100 por ciento de la población de responsabilidad de los Servicios de Salud.

En cinco años, la afiliación al Seguro Popular creció de 115 mil en 2005  a 514 mil 179 familias en 2009; esto significa un crecimiento de 3.5 veces más y una incorporación diaria a este sistema de 282 familias, para beneficio de 1.8 millones de habitantes.

Uno de los componentes más importantes del proceso de la atención médica es sin duda, la dotación de medicamentos a los pacientes, aspecto donde Oaxaca ha mantenido una mejora sostenida.

En este orden, se amplió el cuadro básico de medicamentos en centros de salud en 142 por ciento. Es decir, de 69 claves que teníamos en 2005 pasamos a 167; en hospitales, el aumento fue del 69 por ciento, al elevar de 169 a 286 las claves de medicamentos autorizados.

Desde 2005 y hasta 2008, el abasto se ha ubicado en un nivel del 89 por ciento. Para finales de 2009, existe el compromiso de llegar arriba del 90 por ciento de recetas surtidas, como lo marca el estándar de calidad.

Con estas estrategias se alcanzó un 94 por ciento de satisfacción del usuario, medida a través de encuestas directas por organismos externos, y al mismo tiempo incidimos en la protección de su economía.

Una de las vertientes de la acción institucional son los servicios a la comunidad, que se traduce en acciones de prevención y control de enfermedades infecciosas y crónico-degenerativas, que afectan el bienestar y el potencial productivo del individuo.

En este sentido, la Unidad de Inteligencia para Emergencias en Salud, ha estudiado 176 brotes, en los cuales se detectaron 2 mil 600 casos sospechosos de diferentes enfermedades, mismos a los que se les dio seguimiento hasta la recuperación para evitar la transmisión potencial a cerca de 90 mil personas en riesgo.

Se han llevado a cabo 849 operativos en 73 municipios y 126 localidades haciendo búsqueda intencionada de casos sospechosos de diferentes padecimientos.

Mención especial merece en este año para la salud pública de nuestra entidad, la presencia del padecimiento denominado Influenza AH1N1.

Oaxaca fue la primera entidad en la República en realizar la notificación de un caso probable de Influenza y con ello detonó la alerta nacional y mundial en el mes de abril.

En forma inmediata, se activó por instrucciones del Lic. Ulises Ruiz Ortiz, el funcionamiento del Comité de Seguridad, con reuniones diarias para enfrentar la emergencia, donde se convocó a las instituciones del sector salud, y a la sociedad en general para implementar acciones de prevención y disminuir el impacto de la epidemia en la población.

Con esta situación se evidenció la utilidad de la Unidad de Inteligencia para Emergencias en Salud, inaugurada desde octubre de 2008, para anticiparnos en la atención de contingencias con el fin de atender con oportunidad a la población en riesgo.


Se ha realizado un trabajo diario de coordinación con la Secretaría de Salud Federal, para conocer e instrumentar definiciones operacionales  para atender la enfermedad de manera efectiva.

La acción Institucional se ha dirigido al fortalecimiento de la vigilancia epidemiológica, mediante la búsqueda intencionada diaria de casos; la atención médica hospitalaria a los pacientes, así como  la difusión de medidas de prevención para evitar la diseminación de la enfermedad, a través de una intensa campaña de promoción a la salud y de comunicación social.

En base a los grupos de edad afectados y al riesgo de una mayor transmisión en el sector educativo, se firmó un convenio de coordinación entre los Servicios de Salud de Oaxaca y el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca, reforzando la vinculación en las acciones preventivas, tanto para la población estudiantil como para la planta laboral de profesores.

En las escuelas públicas y privadas del estado se colocaron filtros escolares y en zonas estratégicas se ubicaron módulos de información para dar a conocer a la población de una manera sencilla las medidas básicas de prevención.

Entre  el personal de salud, promovimos la utilización de los procedimientos adecuados para mantener su seguridad ante el contacto con los pacientes.

Gracias a las acciones desarrolladas en un notable esfuerzo de coordinación sectorial de las instituciones de salud y afines, así como la respuesta de la población, se logró contener el avance de la enfermedad.

Oaxaca recibió de la Secretaría de Salud Federal,  una invitación para asistir a un foro de la Organización Mundial de la Salud para compartir nuestra experiencia.

El trabajo de difusión de los medios de comunicación que diariamente cubrieron las conferencias de prensa fueron determinantes para informar a la población paso a paso de la evolución de la contingencia, a ellos mi reconocimiento.

La confirmación de casos se recibió del Instituto Nacional de Referencia Epidemiológica, única instancia autorizada para estos efectos; sin embargo, el Laboratorio Estatal de Salud Pública ya tiene implementada la prueba para el diagnóstico de influenza, lo que refuerza el trabajo en el estado y lo hace más eficiente.

A los pacientes hospitalizados les hemos asegurado el tratamiento con los medicamentos normados como el Oseltamivir y la oferta de camas del sector que asciende a mil 958.

Aunado a estas acciones a partir del 30 de noviembre se inició la campaña de vacunación contra la influenza AH1N1, con las primeras 13 mil 800 dosis.

En materia de salud de la mujer, como resultado de las diferentes intervenciones en salud materna, se tiene una reducción de 10 defunciones en comparación con el mismo periodo del año anterior, al pasar de 66 a 56 decesos y se espera terminar el año con un total de 10 defunciones menos.

Adicionalmente, la cobertura institucional del parto ha mostrado un incremento del 53 por ciento, debido a una mayor presencia de las unidades médicas y a las actividades de promoción de la salud.

Se reconoce que la primera causa de muerte materna en nuestro Estado son las Hemorragias Obstétricas. Por ello, en el año actual se han intensificado las capacitaciones con cursos y talleres especializados, tal es el caso del Curso-taller de “Soporte Vital Avanzado en Obstetricia” (ALSO) que cuenta con aval y reconocimiento de certificación de la Academia Americana de Medicina Familiar.

Asimismo, atendiendo el componente de salud perinatal dentro del binomio madre-hijo, se han otorgado cursos-talleres a personal médico y paramédico de reanimación cardiopulmonar neonatal avanzada, de lactancia materna, de errores innatos del metabolismo, así como a parteras tradicionales reconociendo de esta forma la importancia de este último personaje en la salud de las oaxaqueñas.

El componente de Tamiz Neonatal ha tenido un incremento de más del 50 por ciento en esta administración al pasar de 16 mil muestras tomadas a 38 mil en este último año. Y justamente a partir de 2009 se inicia la estrategia de Tamiz Neonatal semi-ampliado, para que los recién nacidos crezcan y se desarrollen sanos.

Los defectos al nacimiento y en especial los defectos del cierre del tubo neural constituyen una importante causa de discapacidad y muerte en el estado, por ello se han realizado campañas intensivas de promoción de la toma del ácido fólico entre la población femenina de 12 a 49 años de edad.

A todo este esfuerzo institucional por garantizar un embarazo saludable y un parto y puerperio seguros se han sumado organizaciones no gubernamentales e instituciones de investigación como es el caso del Comité Promotor por una Maternidad sin Riesgos de Oaxaca y el Centro de Investigación y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS)  que nos apoyan con análisis de datos, verificación de resultados y recomendaciones técnicas.

Las acciones de detección contra el cáncer del cuello de útero en la mujer, se han intensificado al ampliar su cobertura en 21 por ciento más en estos últimos 5 años, gracias al aumento del número de centros de salud, los servicios itinerantes que han proporcionado las 69 Unidades Móviles para el Desarrollo y la presencia de 47 Caravanas de la Salud.

Esta labor se complementa con la puesta en operación desde finales de 2008 del “Centro Regional de Diagnóstico del Cáncer Cérvico-Uterino”, el cual integra métodos de diagnóstico de la más alta calidad con tecnología de punta para practicar citologías, estudios histopatológicos y de biología molecular, en beneficio de las mujeres mayores de 25 años para brindarles una atención oportuna.

Se estudian diariamente 406 muestras de citología en comparación con las 335 que se realizaban al inicio de la administración. Como resultado de estas acciones la mortalidad por este padecimiento, descendió en un periodo de 5 años en 18.2 por ciento. La tasa actual es de 11.9 defunciones por 100 mil mujeres.

En igualdad de circunstancias se encuentra el cáncer de mama, con énfasis en las mujeres de 50 a 69 años en adelante, cuya tasa de mortalidad muestra una reducción del 10.3 por ciento, al pasar de 6.5 en 2005 a 5.8 defunciones por cada 100 mil mujeres en 2009, gracias al fortalecimiento de las detecciones en  los Hospitales Generales: “Dr. Aurelio Valdivieso”, Juchitán de Zaragoza y Tuxtepec, los cuales cuentan con mastógrafo, logrando duplicar la cobertura de mujeres mayores de 50 años con esta prueba de tamizaje. Hoy la mujer puede recibir un tratamiento oportuno y disfrutar de una mejor calidad de vida, prologándola por más tiempo.

En la salud de la infancia y adolescencia durante estos cinco años hemos aplicado más de 7.5 millones de dosis de vacunas, equivalentes a 2 mil 366 diarias gracias al trabajo de las enfermeras y voluntarios principalmente, que llegan a todas las localidades de nuestra entidad.
Es por ello que durante los últimos años no se han registrado casos de enfermedades prevenibles por vacunas, esto se demuestra en los reportes de los sistemas de vigilancia epidemiológica.

Continuamos fortaleciendo la atención preventiva de las enfermedades crónicas degenerativas como el sobrepeso, el riesgo cardiovascular y la Diabetes Mellitus; atendiendo problemas vinculados a los estilos de vida, a los hábitos alimenticios e higiénicos, a través de las cinco “Unidades Médicas Especializadas”, que ya se encuentran operando desde finales de 2008.

De la diabetes, en estos cinco años se han detectado un total de 61 mil 942 casos nuevos; para la hipertensión arterial el número de casos nuevos es de 75 mil 547 en el mismo periodo.  Todos estos pacientes han sido incorporados a los esquemas de tratamientos gratuitos en la institución.

Han merecido especial atención las enfermedades transmitidas por vector por el impacto que pueden tener en la actividad económica en el estado, por lo que fortalecimos e intensificamos las acciones de control y vigilancia epidemiológica.

En cuanto al paludismo implementamos las estrategias de tratamiento de enfermos con dosis única y la participación comunitaria, esfuerzos que se han traducido en una reducción de la incidencia de casos en un 20.5 por ciento, al pasar de mil 395 casos en el 2005 a mil 108 en el 2009.

Para el caso del dengue, en el periodo 2005–2008 se ha tenido un promedio de 3 mil 083 casos anuales, en tanto que en el 2009 la tendencia se mantiene a pesar de que los estados vecinos se encuentran con brotes activos con un incremento considerable en el número de casos.



La participación de las autoridades municipales y la organización social que han impulsado los trabajadores de salud nos han permitido desarrollar las acciones de la estrategia “patio limpio y cuidado del agua almacenada” para la eliminación de criaderos.

En esta Administración se fortaleció la Atención Integral de los pacientes con VIH-SIDA. Actualmente acuden para su control  mil 600 pacientes al Centro Ambulatorio para la Prevención y Atención del SIDA y otras Infecciones de Trasmisión Sexual, donde se les otorga tratamiento antirretroviral y se les realizan las pruebas de control y seguimiento de la enfermedad, ambos  en forma gratuita.  En este año, incorporamos una Unidad Móvil más, para la detección oportuna del VIH y difusión de las medidas preventivas.

En virtud de su importancia como mecanismo para que la población acceda a servicios de atención médica quirúrgica, hemos mantenido el Programa de Cirugía Extramuros en coordinación con la Secretaría de Salud Federal y asociaciones médicas altruistas estatales, nacionales y extranjeras, como la Academia Mexicana de Cirugía, Asociaciones y Colegios de Médicos Especialistas en Oftalmología, Cirugía  Laparoscópica,  Cirugía Plástica y Maxilofacial, beneficiándose con este proyecto en este año a dos mil 507 personas de comunidades alejadas y sin costo alguno; con ello pudimos mejorar la calidad de vida de personas con labio y paladar hendido, patología abdominal, lesiones por quemaduras, cataratas en adultos mayores y niños, entre otros.

Desde 2008, el Hospital de la Niñez Oaxaqueña inició el Programa de Cirugía Cardiaca Pediátrica. De una lista de espera de 150 pacientes que presentaron cardiopatías congénitas, se han atendido quirúrgicamente desde entonces a 62 niños y niñas, todos en forma gratuita.

Dada las acciones de rehabilitación y equipamiento de este hospital, está próximo a transformarse en una unidad de referencia para patología cardiovascular en el sureste del país.
En materia de control sobre riesgos ambientales, hemos brindado especial atención a la vigilancia de la calidad del agua que se distribuye a la población, mediante el monitoreo de las fuentes de abastecimiento en 507 municipios y la realización de 10 mil 282 determinaciones de cloro residual, de las cuales el 95 por ciento se encontró dentro de la norma, ubicando a Oaxaca entre las 6 entidades federativas con agua de buena calidad para el consumo humano.

Uno de los beneficios es que en estos últimos 12 años no hayamos tenido casos de cólera. Este es un factor que ha contribuido a la disminución de la mortalidad por enfermedades diarreicas en 23 por ciento en menores de 5 años.

Tanto en el medio ambiente como en la producción de bienes y servicios, existen riesgos para la salud de la población sobre los que hemos establecido una estrecha vigilancia y control, a través de las acciones de regulación y el fomento sanitarios.

Asimismo, y para seguridad de visitantes nacionales y extranjeros, efectuamos de manera permanente el monitoreo bacteriológico del agua de 14 playas de nuestro litoral, con resultados que se ubican por debajo de lo que establece la norma.

También mantuvimos bajo vigilancia el fenómeno de Marea Roja en 15 puntos estratégicos de la costa oaxaqueña, con el fin de detectar oportunamente su presencia y prevenir a la población de intoxicaciones por el consumo de moluscos bivalvos.

Las acciones de regulación y control sanitario sobre la producción de bienes y servicios a  través de visitas de verificación, capacitación, aplicación de medidas preventivas y sanciones permitieron proteger a la población contra riesgos para su salud.

En este rubro, se efectuaron durante el presente año 22 mil  verificaciones, y se estudiaron en el Laboratorio Estatal de Salud Pública 3 mil 600 muestras de alimentos preparados, productos cárnicos, del mar, lácteos, agua purificada y hielo para su análisis microbiológico en el Laboratorio Estatal de Salud Pública de Oaxaca.

Las jornadas intensivas de vigilancia y fomento sanitario, como “Cuaresma Limpia”, “Operativo Guelaguetza” y “Operativo Juquila” coadyuvaron igualmente a evitar la transmisión de enfermedades.

En las acciones desarrolladas por la Administración del Patrimonio de la Beneficencia Pública, respecto al inicio de esta gestión, se ha proporcionado un 38 por ciento más de apoyos funcionales, consistentes en auxiliares auditivos, prótesis, sillas de ruedas entre otros, para poco más de 12 mil personas de bajos recursos con discapacidad.

En enero de este año, el Instituto Nacional de Salud Pública y los Servicios de Salud de Oaxaca firmaron un convenio de colaboración para la operación del proyecto del Centro Estatal para el Desarrollo de Sistemas de Salud en Oaxaca (CEDESS), con el que se pretende crear un modelo de gestión para multiplicar los esfuerzos de la enseñanza, investigación y el mejoramiento de los servicios de salud pública.

Con el propósito de construir los cimientos de un verdadero Sistema Estatal de Salud, innovador, independiente,  el Titular del Ejecutivo presentó a la consideración de este Congreso una iniciativa para una nueva Ley Estatal de Salud, para la comunidad oaxaqueña, el pasado 21 de agosto.

Con la nueva Ley se alcanzará mayor certidumbre y acceso universal a servicios de salud de manera efectiva y segura, generaremos una nueva visión del desarrollo social, una visión de Estado, así como también se consolidará el andamiaje jurídico de Oaxaca hacia la equidad y el desarrollo social.
Este nuevo instrumento jurídico dará rumbo innovador, más garantías; promoverá la inclusión, pero también promoverá el sentido de corresponsabilidad en la sociedad.

El impacto de la Ley se reflejará en la seguridad en la atención médica basada en los principios de respeto y equidad; se privilegia la acción Estatal y la local en materia de regulación sanitaria, se norman las competencias estatales y municipales; se concretan las acciones de la autoridad sanitaria y de la calidad en la prestación de los servicios, así como también se regula el sistema de infracciones y sanciones.


Señoras y Señores Legisladores,

La salud es el bien público más preciado del ser humano. Es el núcleo del derecho social y la razón de ser de un auténtico estado democrático. Es una de las claves del tránsito de un estado gendarme a un estado social de derecho.

Un gobierno se mide por sus resultados, por las cuentas que rinde al real soberano, el ciudadano.  Por eso mi mayor satisfacción personal y profesional en la vida ha sido colaborar con un gobernador de resultados, el Lic. Ulises Ruiz Ortiz.

Qué mejor que esa oportunidad excepcional, esa oportunidad de servicio público que mucho agradezco,  haya sido en un área tan sensible, tan humana, tan ajena a la política cortoplacista, como lo es la atención de la salud de las familias oaxaqueñas. 

Qué mejor que el Gobernador que más se ha preocupado y ocupado de la salud, me haya permitido secundarlo en un esfuerzo que hoy se palpa en toda la geografía del estado, en clínicas y hospitales, en medicinas y servicios ahí donde antes eran sólo una ficción, un anhelo legítimo rosando la utopía.

Hoy la salud como estado físico, mental y como derecho constitucional del individuo permea y determina en gran medida nuestra vida cotidiana y productiva en todas las regiones del estado.

Es un esfuerzo de muchos servidores públicos encabezados por el Ejecutivo que no es, sin embargo, concesión gratuita del poder. Es un derecho del mayor rango que se ha ido materializando, así sea para nuestro infortunio décadas después de que otras entidades lo han alcanzado.

Es un esfuerzo de la sociedad toda.  La salud es un bien que a todos nos pertenece, su preservación y cuidado es responsabilidad compartida, por eso considero oportuno en este momento expresar nuestro reconocimiento a las mujeres, hombres y jóvenes oaxaqueños que se han sumado a las acciones de salud que ha orientado la Secretaría a mi cargo.

Al Congreso del Estado, quiero manifestar mi reconocimiento por el trabajo de análisis que han hecho de la iniciativa de la Nueva Ley Estatal de Salud, para que tengamos las y los oaxaqueños un nuevo marco legal, más acorde con los nuevos tiempos.

El esfuerzo de todos no ha sido vano, así las respuestas hayan llegado bien entrado el siglo XXI. El derecho a la salud y a la justicia, en efecto, se había venido postergando, en una tierra emblemática a la que tanto le debe México y especialmente, el edificio institucional que hoy sostiene a la República. Duele decirlo, en la tierra de Juárez el mayor estadista de la historia nacional, hasta ahora se está dando respuesta puntual y cabal a los derechos más elementales de los oaxaqueños.

¡En cinco años el Gobernador Ulises Ruiz ha construido más infraestructura hospitalaria que en toda la historia de Oaxaca! Ha sido un esfuerzo sin precedentes que ha rebasado incluso las proyecciones más optimistas.

Pero, por supuesto, no debemos caer en la autocomplacencia. Hemos dado pasos importantes, ahora hay que consolidar lo logrado y acelerar el ritmo.

Es tiempo de pensar en Oaxaca, en lo mucho que nos necesita a todos. Es tiempo de pensar no en proyectos personales, sino en lealtad a quien nos ha brindado su confianza, sobre todo en un área tan sensible y tan estratégica para el interés colectivo.

Lealtad a Oaxaca y lealtad a quien recibió el mandato ciudadano en las urnas. Y lealtad no verbal, sino real, lealtad con trabajo hasta que él nos lo instruya.

Lealtad a la gente, más allá de impactos mediáticos, que es la que espera respuestas del gobierno. Respuestas que ha esperado por años y aún por décadas y que ahora están llegando.

Por eso, con el liderazgo del gobernador de la salud vamos por más para Oaxaca. Vamos por el derecho de la gente a una democracia social, no a una democracia formal, una democracia vacía. ¡Vamos con él por una democracia de contenido, una democracia de resultados! 



Oaxaca y su gente lo reclaman.

Oaxaca y su gente lo merecen.

Muchas gracias.

 

 
 
Banner
Banner
Banner

Pagina optimizada para una resolucion de 1024 x 768 Minimo.
Informacion para cambiar resolucion