Inicio > Politica > El impuesto a los refrescos y la bronca con el azúcar
El impuesto a los refrescos y la bronca con el azúcar

alt

Viernes 18 de octubre del 2013

México, México. 18 de octubre de 2013.-  El diputado federal del PRI Cesario Padilla Navarro dijo ayer en San Lázaro que a pesar de que en la Cámara de Diputados ya fue aprobado el nuevo impuesto a las bebidas refrescantes, “en las que se ha satanizado al azúcar”, todavía queda en el Senado de la República la posibilidad de que los senadores cenecistas lo modifiquen, ya sea mediante la ampliación del impuesto a los otros edulcorantes o quitándolo.

En entrevista con este diario, Padilla Navarro dijo que el nuevo impuesto a las bebidas refrescantes sólo refiere al azúcar, y no será aplicado en otros endulzantes como la Alta Fructosa y la Splenda.

--¿Por qué? –se le preguntó. Y el jalisciense respondió que el impuesto fue sustentado en una campaña internacional en la que afirman que el azúcar engorda y provoca diabetes, cuando no es cierto.

El impuesto, dijo, obedece a los intereses de las grandes embotelladoras, como cocacola y pepsicola, porque ellos utilizan para endulzar sus productos la mitad de azúcar y la mitad con otros productos.

Actualmente, dijo el legislador, hay en el país 20 millones de toneladas de alta fructosa, cuando el país consume cada año entre 4.5 y 5 millones de toneladas de azúcar.

En 2013, siguió Padilla Navarro, fueron producdas 7 millones de toneladas de azúcar, de las cuales dos se tenían que exportar, pero no sucedió así y se sumaron a los inventarios de dos años atrás en que la exportación se frenó. Pero además, dijo, el excedente de azúcar se agudizó cuando Felipe Calderón dejó firmados cupos de importación que debían cumplimentarse en 2013 por 400 mil toneladas.

El diputado federal criticó que el gobierno federal nada ha hecho para detener los abusos en que incurren las embotelladoras trasnacionales. Y ejemplificó: “hace dos años, cuando un litro de refresco tenía el precio para el público de 10 pesos, la tonelada de azúcar costaba 686 pesos. Ahora vale 496, y el precio del litro de bebida refrescante cuesta los mismos 10 pesos.

Fue cuando el diputado planteó que habría que indexar el precio final del refresco a la subida y bajada del precio del azúcar, para que sea justo para el consumidor, que ahora deberá pagar un p eso más, de impuesto, por cada litro que consuma de ese tipo de bebida, que en cada litro lleva 100 gramos de dulce, dividido de la siguiente manera: 50 por ciento de azúcar y el otro 50 con splenda o con alta fructosa o con algún otro edulcorante.

 
 
Banner
Banner
Banner

Pagina optimizada para una resolucion de 1024 x 768 Minimo.
Informacion para cambiar resolucion