PORTADA, TIERRA VIOLENTA, VERACRUZ

Encuentran los cadáveres de Fiscales de Veracruz secuestrados

 

Redacción  El Piñero

Veracruz, México.- Parte los restos de dos exfuncionarios de la extinta Procuraduría General de Justicia (PGJ) que  fueron levantados en el 2013 en en Cardel,  fueron identificados mediante pruebas de ADN, informó la Fiscalía del estado, se detalló que fue encontrado el cráneo de Pedro Huesca Barradas, quien trabajaba en el  Ministerio Público y  de su oficial Gerardo Montiel Hernández.

Estos restos óseos fueron localizados en fosas clandestinas de Colinas de Santa Fe,  ubicadas en el Puerto de Veracruz.

Pese a que las pruebas genéticas fueron positivas la madre de Pedro Huesca informó que no le puede ser entregado el cráneo de su hijo hasta que aparezcan el resto, es  por ello que pidió ala fiscalía del estado que agilice la búsqueda.

Los exfuncionarios de la extinta Procuraduría General de Justicia (PGJ) fueron levantados el 15 de abril de 2013 en el zócalo de José Cardel, una ciudad ubicada entre el puerto de Veracruz y esta capital.

 

Testigos de los hechos indicaron que a Huesca Barradas se lo llevó una patrulla de las fuerzas de elite de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), entonces al mando de Arturo Bermúdez Zurita.

 

Minutos después de ocurrido el suceso, el oficial secretario del agente del MP, Gerardo Montiel, denunció los hechos a una patrulla de la policía municipal. “Se están llevando a mi jefe”, gritó a los oficiales, y éstos le contestaron: “Súbete, vamos a seguirlos”. Desde entonces no se supo más de él.

 

Después de más de 40 meses, los restos de Pedro Huesca y Montiel Hernández se localizaron en el cementerio clandestino que se creía era utilizado únicamente por células del crimen organizado (Zetas y Cártel de Jalisco Nueva Generación), pero que ahora se conoce que policías estatales lo usaban como “tiradero de cuerpos”.

 

Hace un año, tras la desaparición y posterior asesinato de cinco jóvenes de Tierra Blanca, en su declaración ministerial el policía Rubén Pérez Andrade, uno de los más cercanos al exdelegado de la SSP, Marcos Conde Hernández –ambos en prisión, acusados del delito de desaparición forzada–, dio una pista sobre el destino del exagente del MP y su subalterno.

 

“En Cardel hubo problemas con un agente del Ministerio Público. Supuestamente lo levantaron en una camioneta de la Policía Estatal. Hubo un tiroteo en Cardel, llegó una patrulla y levantaron al MP, al parecer estuvo involucrado el comandante (Víctor) Sandoval”, se lee en la declaración ministerial de Rubén Pérez.

 

En la edición 1881 de la revista Proceso (noviembre de 2012) se informó que la captura de tres presuntos integrantes de Los Zetas permitió a las autoridades federales (Marina y Ejército) detectar la existencia de una red de complicidades entre transportadores de droga de ese cártel y subprocuradores de Justicia, policías ministeriales, empresarios y políticos asentados en la región de Córdoba, en la zona montañosa de Veracruz.

 

En el reportaje se aludía a José Yunis Manzanares y Marco Antonio Lezama, según la investigación entonces rubricada por el fiscal investigador especializado Pedro Huesca Barradas.

 

Esa misma investigación (947/2012 VER-FIEAFTVS-10), abierta en la extinta Subprocuraduría Regional de Justicia Zona Centro Veracruz, aludía a una decena de policías ministeriales y agentes del MP incriminados, a la mayoría de los cuales la FGE les dio “baja definitiva” o “término de funciones”.

 

En noviembre de 2012, el entonces procurador Amadeo Flores Espinosa –hoy líder estatal del PRI– admitió que se iniciaron alrededor de 10 juicios administrativos en contra de servidores públicos de la PGJ para investigar sus posibles lazos con el crimen organizado, sin embargo, ni él ni sus sucesores en el cargo deslindaron responsabilidades.

 

El exprocurador argumentó que en el marco del operativo Veracruz Seguro, la Procuraduría General de la República (PGR) atrajo el caso de corrupción en la PGJ, luego de la detención y consignación de Cristopher Fuentes Letelier, ‘El Chuletón’; Gerardo Trejo Cruz, ‘El Trejo’, e Ignacio Valdez Ramírez, ‘El Chilango’, quienes se identificaron como integrantes de Los Zetas y admitieron que trabajaban en coordinación con servidores públicos de Veracruz, entre ellos Lezama Moo y Yunis Manzanares.

 

En aquella ocasión, Flores Espinosa se quejó de que era “muy lamentable” que en ocasiones la prensa dé más valor a lo que “los delincuentes hablan y dicen” que al actuar de las autoridades.

INFORMACIÓN DE LA REVISTA PROCESO

Comentarios

Comentarios

17 enero, 2017
Image Banner
Image Banner
Síguenos en Twitter
Siguenos en Facebook
El Piñero de la cuenca

El Piñero de la Cuenca es un medio de información con 30 años de vida; es un proyecto integrado por periodistas y profesionales de la comunicación comprometidos con las causas justas y sociales.

Image Banner
Image Banner