Diario de un reportero: Masacre femenina
PORTADA, VERACRUZ

Diario de un reportero: Masacre femenina

 

 

Luis Velázquez

Veracruz.-17 de junio de 2017

 

DOMINGO

Masacre femenina

 

Hay en Veracruz una Alerta de Género. Solo, claro, en doce de los 212 municipios. Y no obstante, el feminicidio, disparado. Según la estadística, siete mujeres por día asesinadas en el país. Y los estados de México, Sinaloa, Chihuahua, Guerrero, Jalisco y Veracruz, las entidades con mayor incidencia según el Observatorio Nacional.

Según la autoridad, en la mayor parte de los casos se trata de crímenes en el hogar o desde el hogar. El hombre, ejecutando a su pareja. La fuerza del hombre contra la fuerza de la mujer.

Ok.

Pero…pero entonces, y de ser así, los alcaldes y los gobernadores son corresponsables. Por la siguiente razón:

Ha de lanzarse una campaña sistemática, permanente, cotidiana, interminable, para educar y reeducar, en primera instancia, a los hombres, y en segunda, a las mujeres.

Y una campaña donde participen en igualdad de circunstancias la autoridad en sus diferentes niveles, el DIF, las secretarías de Desarrollo Social, Educación, Salud y Seguridad Pública, la Fiscalía, la LXIV Legislatura, el Poder Judicial, las iglesias y los medios para poner un alto a la masacre femenina en Veracruz con una revolución social, moral y ética.

 

LUNES

Populistas y mesiánicos

 

El secretario de Gobernación estuvo en el WTC de Boca del Río. Anunció, cuando vamos en el V año del Peñismo, una cosita pomposa y esotérica llamada “Mesa Interinstitucional para Prevenir la Violencia de Género” y que solo habría creído su oficina de prensa, cuando, y por ejemplo, está claro el feminicidio, el último de los cuales, cometido en

Xalapa, donde los cadáveres de una mujer y dos hombres fueron tirados en una colonia popular llamada “Las torres”.

Mesiánicos, cuando han transcurrido cuatro años con seis meses y medio de Enrique Peña Nieto, aseguró que en cuatro meses el bienio azul de Veracruz dará (ajá, aplausos, aplausitos) resultados sobre la Alerta de Género.

Allá, los oficialistas que crean en el boletín. Allá MAO y sus ilusiones. Allá si en cuatro meses, como dice, la yunicidad acabará con el machismo que en el mundo prevalece desde que según el relato bíblico la mujer fue creada de una costilla del hombre y desde que a Moctezuma II se le ocurriera enviar veinte indígenas, todas doncellas, todas vírgenes, al sifilítico Hernán Cortés desembarcando en las playas de Chalchihuecan.

 

MARTES

Alto a la impunidad

 

En el tiempo de una jornada electoral, de la noche a la mañana las ciudades amanecen repletas de anuncios espectaculares, bardas pintadas, fotos del candidato, despliegue propagandístico en los medios, y de igual manera como sucede con el anuncio de los refrescos de cola, en pocas horas el nombre de los mesías fermentan en la conciencia social.

El ciudadano voltea para un lado y para el otro y por todos lados el martillazo de los aspirantes a gobernar.

Tal cual ha de tratarse, digamos, una campaña para combatir el feminicidio, digamos, partiendo de la base de que en el mayor número de los homicidios la pareja es la culpable.

Además, claro, de que la Fiscalía apriete el paso a fin de acabar con la impunidad, de tal forma que por aquí un hombre asesina a una mujer, agotar todas las instancias para su captura y su proceso penal y su condena.

Y al mismo tiempo, cacarear la justicia por todos lados para que los asesinos de mujeres sepan que hay un Estado de Derecho que en su cláusula más importante habla de garantizar la seguridad en la vida de las personas, tanto mujeres como hombres.

Y es que de nada serviría una campaña para, digamos, reeducar a la población, si en contraparte, siguen los feminicidios y nadie es castigado.

 

MIÉRCOLES

Más mujeres violadas

 

Según el Observatorio Ciudadano Nacional del Femincidio, el año anterior en Veracruz fueron reportadas cuatrocientas denuncias por violación sexual en contra de las mujeres.

Las ciudades de Poza Rica, Veracruz y Xalapa, en los primeros lugares.

Según su coordinadora, María de la Luz Estrada, el 90 por ciento de los casos quedan en el anonimato, porque las víctimas callan.

Por eso mismo, se necesita reeducar a la población, en tanto se multiplica la eficacia y la eficiencia tanto de la secretaría de Seguridad Pública como de la Fiscalía, porque tan importante es el feminicidio como la impunidad.

Más aún: en todos los casos, las mujeres fueron ultrajadas, y si en el caso han quedado embarazadas, y como en Veracruz el aborto está penalizado, entonces, la secretaría de Salud está vigilante en contra de los médicos que se presten.

Incluso, en contra de las víctimas.

Por eso, el Observatorio pone en el carril la posibilidad de que el Código Penal pudiera revisarse, porque además del ultraje, las mujeres se exponen a ser criminalizadas si cabildean un aborto.

El voto a la mujer (Adolfo Ruiz Cortines) y “la cuota de género” para ocupar cargos públicos (Enrique Peña Nieto) nada significan ante los derechos humanos atropellados de la mujer.

 

JUEVES

Les valen feminicidios

 

Está claro que el mayor número de feminicidios en Veracruz se concentra en las zonas indígenas y campesinas.

Y en muchos casos se concita el factor alcohol.

En su presidencia, Lázaro Cárdenas del Río tomó una decisión sabia como es prohibir la venta de cerveza y licor en las regiones rurales del país.

Y aun cuando la industria cervecera se resistió Cárdenas se mantuvo y disminuyó tanto el índice en el consumo del licor como la violencia intrafamiliar.

El presidente Alvaro Obregón, a través del secretario de Educación, José Vasconcelos, lanzó una campaña para alfabetizar a la población en que participaron los estudiantes de la UNAM y el Politécnico, además de los maestros de las escuelas primarias y secundarias,

de tal forma que los libros clásicos impresos en papel revolución se leían hasta debajo de los árboles.

Una campaña lanzada por el bienio azul en un mano a mano con los presidentes municipales para combatir el feminicidio tendría, digamos, resultado prodigioso, excepcional, fuera de serie.

Pero seis meses y medio después, a nadie del gobierno de Veracruz parece interesarle. Ni en cuenta, vaya. Les vale.

 

VIERNES

Veracruz, desquiciado

 

A la orilla de las carreteras, en el surco cañero, en el patio de las casas, en los ríos flotando, etcétera, sigue apareciendo cadáveres de mujeres.

Los hombres figuran como culpables en el primer lugar de los crímenes de mujeres, entre ellas, claro, esposas, novias y amantes.

Incluso, la estadística de la muerte ubican a las damas y a los hombres casi en igualdad de víctimas, sin que exista una frontera entre la población femenina y masculina.

Veracruz sigue ocupando el primer lugar nacional en adolescentes embarazadas y en matrimonios jóvenes interrumpidos.

El número de divorcios se multiplica llevando a la desintegración familiar.

Y de ñapa, la diversidad sexual también se queja de que sus agremiados son asesinados.

Si los carteles y cartelitos han llevado a la descomposición social, más la política-política convertida en un cochinero inmoral, sin principios ni valores universales, la violencia de género cierra el capítulo más oscuro, siniestro y sórdido de la vida pública.

En el relato bíblico, Sodoma y Gomorra sucumbieron al castigo divino.

En la vida real, Veracruz está desquiciado y ha perdido el rumbo y el destino y cada familia lucha por salvarse a sí mismo.

 

Comentarios

Comentarios

17 junio, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Image Banner
Image Banner
Síguenos en Twitter
Siguenos en Facebook
El Piñero de la cuenca

El Piñero de la Cuenca es un medio de información con 30 años de vida; es un proyecto integrado por periodistas y profesionales de la comunicación comprometidos con las causas justas y sociales.

Image Banner
Image Banner