Diario de un reportero: La declaracionitis, un mal
POLÍTICA, PORTADA, VERACRUZ

Diario de un reportero: La declaracionitis, un mal

 

Luis Velázquez

Veracruz.-03 de junio de 2017 DOMINGO La declaracionitis Una enfermedad peor que el SIDA, el cáncer, la leucemia, el Alzhemeir, el mal de Parkinson y la depresión, todas juntas, es la llamada declaracionitis.

Es una enfermedad única y exclusiva de los reporteros y de los políticos, que consiste en que el primero interroga de todo, hasta de energía nuclear al segundo, y el segundo contesta todo como un experto, Premio Nobel en la materia.

Así, en cada nuevo amanecer el periodismo escrito, hablado y digital ofrece al lector los más pobres contenidos informativos del mundo, pues, además, significan material insulso, intrascendente, sin ningún bienestar social, que solo sirve para ensalzar y halagar al político.

Ningún investigador ha estudiado el origen de tal enfermedad incurable, pero si el lector lo advierte está en todos los medios y en todas las secciones y en todas las páginas.

Se trata de la más espantosa diarrea verbal, como se constata, por ejemplo, mirando en la televisión el bosque de grabadoras luchando por meterse en la boca del entrevistado, en que sin ton ni son lo bombardean hasta con preguntas esotéricas (por ejemplo, el Juicio Final) y al día siguiente en los medios su declaración aparece como la octava maravilla del mundo.

 

LUNES

Boletines como notas

 

En los pueblos del mundo los diaristas suelen concentrarse en un café, donde exponiendo la vida frente a un lecherito suelen esperar la llegada del político para preguntarle sobre todo, “y sin medida”, y quien apenas mira el bosque de grabadoras y siente los flashazos termina enloquecido.

Así se ha construido la calidad del periodismo.

Basta, por ejemplo, revisar con lupa la primera plana y la segunda y la tercera y las otras de un medio y se advertirá que, en efecto, el 90, el 95, el cien por ciento, incluso, de las notas publicadas giran alrededor de un solo eje central: la declaracionitis.

Lo peor es cuando el medio alterna las notas con los boletines de prensa que hace pasar, digamos, como un chanchullo al lector y son descritas como notas informativas cuando en realidad son boletines pagados.

Por eso, en The New York Times había un jefe de Redacción que solicitaba al cuerpo directivo que le dejaran escribir los titulares de las notas para buscar un filón informativo que le permitiera, con todo y patraña, salvar la edición de cada día, consciente y seguro de que daba “gato por liebre”.

 

MARTES

Cooperacha reporteril

 

Por fortuna para el gremio, la declaracionitis ha despertado la más intensa y frenética, indestructible solidaridad humana entre los diaristas.

Por ejemplo, asignados en el frente de batalla reporteril como es el café, los colegas se integran en grupos y grupitos según sus redes amicales, y montan guardia y hacia al mediodía y hacia la tarde/noche se intercambian, vía Internet, las entrevistas levantadas en el transcurso de cada sacrosanto día.

Entonces, suelen sorprender a los jefes de Información y Redacción cuando les dicen que el día fue bueno en la cosecha, pues tienen un aproximado de entre diez a quince notas, y que, bueno, ni siquiera un robot en las películas de ficción puede reportear.

Es más, con frecuencia llegan al descaro, porque ante tantas noticias escritas solo le endosan su nombre y al día siguiente resulta sorpresivo que además de coincidir los titulares también la redacción, incluidos los aciertos y desaciertos.

En el siglo pasado un periódico solía agregar el epígrafe de noticia exclusiva, cuando, caray, la misma noticia se publicaba en los otros medios.

 

MIÉRCOLES

Más basura al lector

 

Las redes sociales han agravado la declaracionitis, ofreciendo más lodo, más podredumbre al lector.

Por ejemplo, en el Internet suelen circular noticias anónimas que una parte de los diaristas convierten en noticias y así las publican.

Todavía peor: hay quienes wasapean en el whatsapp de los políticos y convierten los comentarios (insulsos por demás) de los funcionarios públicos y los políticos en noticia informativa.

Peor tantito: los tuitazos de los políticos se han convertido en noticias hasta de ocho columnas, y hasta en portada, cuando en realidad se trata de desahogos de rencores y odios y a los que los medios suelen dar validez universal de periodismo.

En Estados Unidos, por ejemplo, se ha llegado a la locura, pues los tuitazos de Donald Trump significan la noticia estelar, en contraparte, digamos, al caso Veracruz, donde los tuiters frívolos, egocéntricos y megalómanos del Fiscal han sido proclamados como el acto más ferviente de procuración de justicia.

He ahí la calidad del periodismo que se está haciendo. Y todos los días. Simple y llanamente, basura.

Y lo más grave, si tal es la calidad del periodismo que se publica significa que tanto el cuerpo directivo y los dueños de cada medio lo permiten.

 

JUEVES

Otro mal, el columnismo

 

La declaracionitis tiene un hermano gemelo. Se llama columnismo. Y son iguales de dañinos. Quizá peor el segundo, pues en el oficio los políticos lo han rebautizado con el nombre de “Calumnismo”, derivado de los verbos calumniar, difamar, intrigar.

Su esencia pura está en lo siguiente: publicar el mayor número de columnas todos los días, donde, y por regla general, el reportero suele analizar los hechos de acuerdo con sus intereses económicos y sociales.

Incluso, según sea el billete que le han dado para aceitar las teclas.

Esta enfermedad es más peligrosa, porque de pronto, zas, en el medio aparece “un columnista” que es reportero novel, imberbe, sin experiencia ni fogueo en el frente de la batalla informativa, sin formación social, y que ni hablar, ha sido oficializado para pontificar sobre el destino presente y futuro de la vida pública.

Todavía peor cuando igual que sucede con el futurismo en las columnas de sociales, el chamán columnista también predice el futuro de los políticos, por lo general,

deslumbrante, halagüeño, fuera de serie, excepcional, y hasta lo convierten en candidato presidencial.

 

VIERNES

El campo de batalla

 

Un medio es un campo de batalla donde todo mundo mide fuerzas, aun cuando, claro, los jefes máximos, los dueños, dictan la última palabra.

Todos los días, por ejemplo, suelen darse “veinte y las malas” el director editorial y los jefes de Información y Redacción defendiendo sus intereses económicos en el manejo noticioso para proteger a sus mecenas políticos.

En el centro del debate está lo que los teóricos llaman la censura y la autocensura, además de que las notas de cada reportero suelen llegar a la redacción cien por ciento “ordeñadas” según los intereses de cada uno de ellos.

Y todavía de ñapa, los intereses de los editores que también suelen meter su cuchara con el simple hecho de enviar una noticia a ocho columnas o a la parte inferior de la plana a una columnita por ahí, perdida para que pase inadvertida.

Tal cual, suele manejarse la sala de redacción y podrá el lector visualizar la calidad del periodismo que se ha publicado y transmitido desde tiempo inmemorial.

En todo caso, se dirá, la prensa solo reproduce la pelea por la vida y que en pocas palabras se reduce a llevar el itacate a casa para vivir lo mejor posible, cada quien atrás de su beneficio, sin ninguna proyección social.

Comentarios

Comentarios

3 Junio, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Image Banner
Image Banner
Síguenos en Twitter
Siguenos en Facebook
El Piñero de la cuenca

El Piñero de la Cuenca es un medio de información con 30 años de vida; es un proyecto integrado por periodistas y profesionales de la comunicación comprometidos con las causas justas y sociales.

Image Banner
Image Banner