Diario de un reportero: El maestro imborrable
POLÍTICA, PORTADA, VERACRUZ

Diario de un reportero: El maestro imborrable

 

Luis Velázquez

Veracruz: 10 de junio de 2017

DOMINGO

El maestro imborrable

Francisco Gutiérrez fue maestro de escuela primaria, pero también profesor en la antigua y desaparecida facultad de Periodismo de la Universidad Veracruzana.

Impartía la clase de Redacción (que así se llamaba, entonces, a los géneros periodísticos) y diagramaba algunas páginas y/o secciones de El Dictamen.

Se adentró en el mundo reporteril desde la sala de redacción, el filtro, primero, para evaluar las noticias tanto en su importancia como en su contenido y en la forma de narrar la historia, la historia que en Alemania un trabajador de la información definió como “la eternidad de un día”.

Y segundo, el filtro para jerarquizar la información y enviarla a portada y páginas interiores y el espacio merecido y que va desde las ocho columnas hasta una columna en la página inferior, y/o de plano, al cesto de la basura.

Hombre callado, tenía un gran sentido del humor que con frecuencia se volvía humor negro, mezclado y entremezclado con una sonrisita pícara que denotaba la genial picardía expresada.

En una intriga canija fue expulsado de la Facultad de la UV acusado por una alumna de acoso sexual, sin que nunca, jamás, se lo demostraran.

 

LUNES

El dueño de los titulares

 

En la facultad enseñó muchas cosas que, todo indica, están cambiando…pero para mal.

Por ejemplo:

Enseñó con prácticas y ejercicios escolares a que los titulares de una noticia siempre han de comenzar con un verbo. Un verbo que, claro, denote acción y que impacte en las neuronas y el corazón del lector.

Ahora, sin embargo, en la mitad de los periódicos y en la otra mitad apuestan al uso de artículos para iniciar los pretítulos, los titulares y los subtítulos.

Y en contraparte, hay medios donde de plano han decidido comerse los artículos, como si los titulares quedaran mejor como telegramas.

El viejo del pueblo dice que “los tiempos pasados fueron mejores”. Pero, caray, bastaría hablar con los lectores para ver la forma que más llama la atención en ellos en la redacción de los titulares.

El maestro Paco Gutiérrez llegó a su verdad luego de sondear en la población sus preferencias, pero también estudiando con un sicólogo los hábitos y costumbres de la gente para leer periódicos y libros, partiendo de la enseñanza universal de la manera en que suele leerse desde la infancia.

Uno, claro, sigue apostando a su verdad y cree que redactando titulares con un verbo de inicio la noticia cuaja mejor en el corazón humano.

 

MARTES

Periodismo literario

 

El profe siempre apostó a la crónica y al reportaje como un relato literario que cimbra más al lector por encima de la notita del día.

Una cosita, afirmaba, es contar al lector el hecho concreto y específico, y otra, años luz de distancia, es la historia atrás del suceso.

Una cosita es, decía, redactar una nota con las preguntas que el detective Arthur Coynan Doyle formulaba en un hecho policiaco (qué, quién, cuándo, dónde, cómo y por qué), y otra es contar la historia a partir del cómo sucedieron los hechos.

Por eso, alentaba que cada estudiante se formara bajo tal eje rector del periodismo. La crónica y el reportaje por encima de la nota.

Y más, porque siempre observaba, cuando cientos de años después de que la Biblia apareciera contando historias, que la mejor apuesta está en el periodismo literario.

Ahora, el ciudadano lee un periódico impreso y/o escucha un noticiero televisivo, y salvo excepciones, la mayor parte del contenido gira alrededor de la simple notita tradicional y esquemática.

Y lo peor: con frecuencia el redactor olvida las preguntas esenciales de Sherlock Holmes y su querido doctor Watson.

 

MIÉRCOLES

La Biblia lo transfiguró

 

Una cosita, decía el profe, es redactar al chingadazo, al ahí se va, como si a la hora de escribir cada reportero tuviera una iluminación divina y superior para escribir con pulcritud.

Y otra, diferente, es redactar un texto, primero, de acuerdo con la regla gramatical, y segundo, con la limpieza y calidad literaria.

Entre un modelo y el otro se atraviesa, claro, el desaseo tanto periodístico como literario.

Lo peor que sucede es cuando el lector termina el texto y se pregunta lo que el reportero quiso expresar.

Por eso, el maestro Gutiérrez vivía obsesionado con tal fijación.

Y por eso mismo, inducía a los estudiantes para leer los mejores libros de crónicas y reportajes de los escritores del momento, en la segunda mitad del siglo pasado.

“Ojalá, decía, que cuando menos lean la Biblia, porque es el mejor libro de crónicas escrito en la historia de la humanidad”.

Un día, un compañero llegó al salón de clases con la Biblia y la leyó con tanta enjundia que, primero, terminó predicando la palabra del Señor cada ocho días, los sábados, con los compitas de la Atalaya.

Y luego, en una conversión religiosa se metió al Seminario Menor de Xalapa porque empezó a soñar con abrazar la carrera sacerdotal.

En vez de formar reporteros está usted formando ministros de Dios, le dijo una alumna originaria de Alvarado, irreverente y desmadrosa.

 

JUEVES

Devoto de la frase corta

 

El maestro Francisco Gutiérrez era un devoto de las frases cortas. Cortas y lapidarias. Eléctricas.

Educaba para resumir la noticia en el menor número de palabras. Y entre menos fueran en una oración, en una frase, en los titulares, mucho mejor, porque así, decía, la noticia se graba más en las neuronas del lector.

“Al grano” decía para glorificar la brevedad, pues era enemigo de las frases largas que semejan, aseguraba, a un ferrocarril metiéndose “en la cueva del lobo” en un largo y extenso, inacabable túnel sin final.

Su escritor de cabecera era Azorín, el maestro universal de las frases cortas, tan prolífico que escribió y publicó unos quince libros, todos, con frases cortas.

Incluso, sacaba copia a los capítulos que le parecían más interesantes y se las daba a los alumnos para que a su vez los fotocopiaran y todos lo leyeran y todos lo debatieran en clase.

Profesor prudente y paciente estaba lleno de misericordia para la enseñanza y que había pulido en el salón de clases de la escuela primaria.

 

VIERNES

Cada día, nuevo amanecer

 

En periodismo, decía el maestro, todos los días se empieza a cero. Cada día es un nuevo amanecer.

El día anterior, cierto, el reportero pudo llevarse las ocho columnas en portada. Quizá una nota en portada por ahí, en la parte inferior de la plana. En interiores.

Pero al día siguiente, la vida es así de competida, un colega reporteó mejor, logró una mejor entrevista, una crónica súper, un reportaje imborrable, y entonces, ni modo, el ganó “la eternidad del día” como acostumbraba un reportero alemán describir el ejercicio periodístico.

Por eso, cada día se construye, y ay de aquellos tecleadores que se llenan de soberbia y petulancia creyéndose “la octava maravilla del mundo” en un oficio tan dado a la vanidad.

El profe Francisco Gutiérrez lo decía en clase, él que todos los días diagramaba el periódico y evaluaba notas y las regresaba al reportero para que volviera a escribirlas, ya porque perdía la noticia ante la máquina de escribir, ya porque le faltaban datos, ya porque olvidaban la famosa pirámide invertida (las 6 preguntas de Sherlock Holmes), ya porque de pronto se creyeron más importantes que la noticia misma.

Se ha querido así evocar hoy al maestro imborrable, generoso, inmensamente generoso que fue.

Comentarios

Comentarios

10 Junio, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Image Banner
Image Banner
Síguenos en Twitter
Siguenos en Facebook
El Piñero de la cuenca

El Piñero de la Cuenca es un medio de información con 30 años de vida; es un proyecto integrado por periodistas y profesionales de la comunicación comprometidos con las causas justas y sociales.

Image Banner
Image Banner